Como curar las manos resecas y agrietadas

¿Por qué se resecan y agrietan las manos?

Las manos están expuestas a muchos factores que pueden causar su resequedad y agrietamiento. Por ejemplo:

  • El frío
  • El calor
  • El agua caliente
  • El jabón
  • El uso de productos químicos
  • La falta de humedad

Estos factores pueden dañar la barrera protectora de la piel de las manos, lo que hace que pierdan su humedad natural y se vuelvan ásperas y escamosas. Además, la piel de las manos es más delgada que la de otras partes del cuerpo, lo que hace que sea más vulnerable a la resequedad y el agrietamiento.

¿Cómo curar las manos resecas y agrietadas?

Hidratación esencial

Lo más importante para curar las manos resecas y agrietadas es hidratarlas adecuadamente. Esto significa usar una crema hidratante de manos después de lavarse las manos o cada vez que sientas que están secas. Es recomendable usar una crema que sea rica en ingredientes hidratantes como la glicerina, el aceite de coco o la manteca de karité.

Protección de las manos

Para proteger tus manos del daño, debes usar guantes al manipular productos químicos o al lavar la ropa. Además, es importante cubrir tus manos con guantes en climas fríos para evitar que la piel se agriete aún más.

Exfoliación regular

La exfoliación regular ayuda a eliminar las células muertas de la piel y a suavizar la superficie de las manos. Puedes hacer esto al frotar tus manos con un exfoliante hecho en casa como el azúcar y el aceite de oliva.

Alimentos nutritivos

La nutrición también tiene su papel en la salud de la piel de las manos. Es importante incluir en la dieta alimentos ricos en vitaminas y minerales esenciales como las frutas y verduras frescas, así como grasas saludables como el aguacate y el aceite de oliva para mantener la piel hidratada y saludable.

Beba suficiente agua

La hidratación esencial también significa beber suficiente agua todos los días para mantener tus manos hidratadas desde el interior. Debes beber al menos ocho vasos de agua al día.

Conclusión

La piel de las manos es muy delicada y está expuesta a muchos factores que pueden causar su resequedad y agrietamiento. Para curar las manos resecas y agrietadas, es esencial hidratarlas adecuadamente usando una crema hidratante de manos, protegerlas de los elementos, exfoliarlas regularmente y mantener una dieta saludable y beber suficiente agua.

Deja un comentario